El deporte de Canarias demostró en 2014 que la inercia del éxito es una realidad

 

El deporte suele ser consecuencia de la contemporaneidad. Y en tiempos convulsos, el deportista canario también ha comprendido los cambios con sentido de la realidad. Los devastadores efectos del recorte en las ayudas públicas y privadas apenas se perciben en el balance del deporte canario en 2014, un año en el que asistimos a otro desfile de nuestros deportistas en podios internacionales, especialmente en Europa.

 

La plata mundial en baloncesto de Leticia Romero y Leonor Rodríguez, el título número 11 de Iballa Ruano en el mundial de olas de windsurf  y el estreno de Carla Suárez en un torneo WTA abrieron el camino a un año con un  marcado protagonismo femenino. 2014 fue el del asalto a la Europa del deporte: Tara Pacheco conquistó, junto a Iker Martínez, el europeo de la clase Nacra de vela y la nadadora paralímpica Michelle Alonso se colgó el oro en los 100 metros braza en los europeos de Eindhoven con otro récord mundial. 

Les siguieron nombres habituales en el balance anual de los últimos años: Thaïs Henríquez sumó una nueva medalla a su brillante historial con la plata en el europeo de Berlín de natación sincronizada y Marta Mangué y Eli Chávez fueron decisivas en la plata española del europeo de balonmano. Rosanna Simón ha regresado con fuerza tras su lesión y fue bronce en el Campeonato de Europa de Taekwondo de Bakú.

 

 La representación masculina recurrió a nombres conocidos para destacar en escenarios alejados de las islas. El futbolista David Silva siguió rompiendo récords en la historia del Manchester City, Sergio Rodríguez fue elegido MVP de la Euroliga de baloncesto y Daniel Sarmiento se colgó una nueva medalla con España en el europeo (bronce).  Son nombres que agrandan cada año su historial y que marcan el camino a una generación que se abre espacio entre las estrellas como el delantero Jesé Rodríguez, la gran revelación del Real Madrid, o Vicente Hernández, subcampeón de Europa sub-23 de triatlón.

Aunque queda todavía mucho por hacer, 2014 se saldó con el grado de autoestima necesario para la moral de una sociedad desanimada por tantas e inexplicables convulsiones. Ellos, nuestros deportistas, nos han demostrado que debemos recuperar el sentido de la realidad para comprender los cambios en el comportamiento del ciudadanos del siglo XXI. Son los héroes de un tiempo nuevo.

 

 
     

   
   
   
 
 
   
   
 
 
 
   
   
 
 
 
   
   
   
 
 
   
   
 
 
   

 

   
   
 
 

 

 

 

 

 

     
                                      

© DXT Producciones SL-  Islas Canarias  CONTACTO